En alimentos se detectan bacterias nocivas para la salud del público que los adquiere, como:
Salmonella

Listeria Monocitógenes

Stafiloccocus

E. coli